El suicidio y la necesaria rehabilitación de la oscuridad

por | Sep 2, 2023 | Artículos

Estos últimos meses se han hecho públicas diferentes investigaciones en las que se pone de manifiesto la existencia de un número alarmante de suicidios, en especial entre la juventud. No es mi intención en este breve artículo profundizar en los condicionantes psicodinámicos y existenciales que acompañan este hecho, intentar resumirlo en unas breves líneas sería caer en una suerte de simplificación que rozaría lo ridículo.

Dibujo autor: Castillo Colomer

En este escrito voy a centrarme en una falta genérica que, a mi entender y basado en una experiencia de más de cuarenta años como psicoterapeuta, contribuye a que los suicidios se hagan más probables. Esta ausencia podría ser definida de la siguiente forma: una falta de imágenes, y de las historias que se suscitan a través de ellas, que nos hablen y nos ayuden a construir sentido acerca de la oscuridad, la enfermedad, la debilidad, la impotencia, la depresión, la vejez y la muerte. En nuestro mundo actual, que tiene como dioses a la fuerza, la inmortalidad, la eterna juventud, la victoria, la voluntad y la capacidad de superación no hay historias que sirvan para contener esas imágenes de fragilidad y fracaso y que nos permitan dotarles de un sentido que ayude a que nuestra alma sea más profunda

Para muchos jóvenes, aquejados de diferentes problemas emocionales, escuchar la receta “puedes superarlo” se convierte en una proclama que lejos de incentivar y ayudar, a veces, puede hundir aún más. Para estos jóvenes, y a veces no tan jóvenes, escuchar “superar” cuando no son capaces de sostenerse, sintiéndose abrumados por un cúmulo de sentimientos y emociones que anegan su psique se convierte en la prueba de su fracaso y de su incapacidad para vivir.

Muchas personas que fantasean el morir como un descanso y eliminación definitiva del sufrimiento que acompaña a sus vidas necesitan, en un primer momento, de un espacio contenedor en el que se puedan sentir entendidas y elaborar sus complejos y conflictos, este espacio debería ser el de la psicoterapia.

Lo descrito en el párrafo anterior no contradice la importancia pedagógica de conocer relatos mitológicos y cuentos o historias tradicionales que nos hablan, a través de lo simbólico, de crisis y renovaciones, de sufrimientos e iniciaciones, de muertes y renacimientos. En definitiva, imágenes que nos empujan en el camino de la creatividad, de la asimilación y no tanto de la superación y la victoria.

Algunos mitos nos hablan de viajes de héroes al inframundo, a la tierra de los muertos, a ese espacio gris en donde habitan las almas de los difuntos sin ningún tipo de vitalidad, salvo la que les puedan aportar los vivos a través de darles un poco de sangre. Quizás, este espacio gris es lo más parecido al estado depresivo que padece el hombre de nuestro tiempo, a ese estado emocional que coloca al sujeto en un estado de desesperanza, oscuridad y muerte. Sin embargo, muchos héroes aprendieron de su viaje a estas áridas tierras y si bien es verdad que algunos de ellos, como el caso de Hércules lo hicieron luchando, otros utilizaron la pregunta como arma para aprender y ser guiados, como fue el caso de Odiseo en su encuentro con el vidente Tiresias al que preguntó cómo volver a su Ítaca natal. Quizás, en vez de derrotar a la depresión tendríamos que preguntarle que quiere de nosotros y si somos capaces de escuchar su respuesta quizás nuestra alma se renueve y nuestra vida adquiera un nuevo sentido.

Si nuestro marco social nos facilitara, a través de la educación, un conjunto de imágenes que rehabilitara la oscuridad y que compartiera junto al deportista victorioso, el empresario triunfador, la mente brillante o el escritor de moda un espacio que acabara asentándose en nuestra alma, quizá podríamos hablar de aprendizaje en la tierra de Hades y de renovación de nuestra vida. Algunos de los temas relacionados con estas imágenes podrían ser: la crisis como oportunidad de renovación; la depresión como iniciación de nuestra alma a la profundidad; la vejez, la enfermedad y la muerte como un camino de reflexión y construcción de sentido; y la debilidad, la impotencia y la derrota como oportunidades para caminar en la dirección de vivir una vida completa y auténtica y no sesgada por un positivismo ridículo y superficial.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × tres =

Copyright ©2023 Dr. Castillo Colomer